Con mucho pesar, despedimos al compañero y militante Nodocente y Atulpista Oscar Eduardo Godoy, figura trascendental de la historia de nuestro gremio.

Nacido el 4 de agosto de 1943, se jubiló en junio de 2012 como Secretario Administrativo del Colegio Nacional, donde siempre trabajó desde su ingreso como Nodocente de la UNLP a mediados de la década del 60´.


  • Fue Congresal Nacional en el Congreso que se llevó a cabo en Río Ceballos del 27 al 29 de setiembre de 1973 que originó el Congreso Unificador de FATUN de Noviembre del mismo año en Orco Molle-Tucumán
  • Fue Delegado General del Colegio Nacional entre los años 1973 y 1975.
  • El 30 de diciembre de 1974 fue dejado cesante junto más de 100 compañeras/os de ATULP por el entonces Ministro de Educación de la Nación Oscar Ivanissevich.
  • Activo militante de la Comisión de Cesantes que originó la re-designación a partir de febrero de 1984 de los cesantes y prescindidos de 1974 y del proceso eclesiástico-cívico-militar.
  • Reingresó al Colegio Nacional en febrero de 1984 como Jefe de Personal.

Fue además:

Secretario de Actas entre 1984 y 1986
Prosecretario General entre 1986 y 1988 y de 1988 a 1990 donde también fue Congresal Nacional en FATUN.
Secretario Administrativo de 1990 a 1992.
Militó en ATULP todos sus años como Nodocente, y fue durante muchos años el responsable de Prensa y Difusión (cargo que no existía en la Comisión).
Gran compañero y amigo, querido y respetado por todos.

Eduardo Godoy nos deja, además, un registro histórico a través del libro “La Historia de ATULP” que recorre los hechos trascendentales en la historia de nuestro gremio desde su fundación hasta el año 1995, año de su edición, dejando un registro invalorable para futuras generaciones de Nodocentes.


Desde ATULP seguiremos levantando la figura de quienes dieron todo por ATULP y sus afiliados, entendiendo que mantener viva la historia es imprescindible para mantener a nuestro sindicato de pie y en defensa de los trabajadores. Y en ello la figura de Eduardo Godoy ocupa un lugar importante.


Por último, acercamos nuestras condolencias y un fraternal abrazo a familiares y amigos
Hasta siempre, compañero…